ISABEL II, LA ÚLTIMA REINA DE ESPAÑA!!!

Tras el anuncio de la abdicación del Rey D. Juan Carlos I, independientemente del debate monarquía vs república, se reabre la controversia por la sucesión al trono en favor del hijo varón por encima de la primogénita Da. Elena, por ser ésta mujer. Por ello, es obligado repasar un poco la historia reciente de nuestro País y recordar a la que fue la última reina de España. Un 10 de octubre de 1930 nacía en una España convulsa la que sería la futura y última reina de España, Isabel II, a quien la historia conocería como la  “de los Tristes Destinos” …

640px-Queen_Isabella_II_of_Spain_by_Franz_Xavier_Winterhalter,_1852

Reina Isabel II Autor: Franz X. Winterhalter

Pero hagamos un poco de historia… En 1700 moría sin descendencia el último de los Austria, Carlos II “El Hechizado”. Con él acaba una dinastía y una era, dando paso a una guerra civil por la sucesión al trono. La Guerra de Sucesión terminaría con la victoria absoluta de Felipe V, de la casa Borbón. Con él desaparecería, entre otras, las reglas sucesorias vigentes hasta ese momento, esto es, se derogaba el derecho dinástico castellano vigente desde tiempo inmemorial, recogido en el Código de las Siete Partidas del Rey Alfonso X de Castilla, refrendado por la Reina Isabel de Castilla (la Católica) en su testamento de 1504. Este derecho permitía a la mujer no sólo ocupar el Trono y ejercer el poder regio (como sucedió con Isabel I), sino también transmitir derechos sucesorios. Según la nueva ley, la Lex Sálica, denominada “Ley de Sucesión Fundamental”,  de origen francés y de claro carácter discriminatorio, las mujeres sólo podían heredar el trono en caso de no haber herederos varones en la línea principal –hijos– o en las laterales –hermanos y sobrinos–. Ésta no impedía, pero hacía en extremo difícil, el ascenso de una mujer al trono.

A finales del S. XVIII, en 1789, el Rey Carlos IV (nieto de Felipe V) derogaría esta disposición mediante la Pragmática Sanción, pero de dicho evento se guardó el más absoluto secreto, y esta derogación no sería publicada hasta 1830, reinando ya su hijo, Don Fernando VII. Ello desembocaría en un tremendo conflicto ya que, al momento de nacer el hermano del rey, el infante Don Carlos ( en 1788), en principio seguía vigente la ley semi-sálica, lo que consolidaba su derecho al trono por delante de la hija de su hermano, Doña Isabel. De este modo, la designación de Isabel como heredera por Fernando VII atentaba contra el derecho de su hermano, lo que causaría el pleito dinástico. Éste traía detrás un conflicto de mayores proporciones: la pugna entre el incipiente liberalismo y el tradicionalismo hispánico que desencadenaría las tres Guerras Carlistas. El 29 de septiembre de 1833 el rey Fernando VII moría, iniciándose la guerra civil por la sucesión a la Corona entre los «isabelinos» -partidarios de Isabel II-, también llamados «cristinos» por su madre, y los «carlistas», ultrabsolutistas partidarios de su tío Don Carlos.

Isabel II de Borbón, llamada la de los Tristes Destinos (Madrid 1830- París 1904) fue Reina entre 1833 y 1868. La última Reina de España tendría que hacer frente a multitud de avatares y sería protagonista de la mayor parte del siglo XIX en España. Al final, la Revolución de 1868 “La Gloriosa”, la obligó a abandonar España y exiliarse en Francia, donde recibió el amparo de Napoleón III y Eugenia de Montijo; el 25 de junio de 1870 abdicó en París en favor de su hijo, el futuro Alfonso XII. 

Doña_Isabel_II,_niña_(anónimo)

Isabe II de España siendo niña (anónimo)

Durante los primeros años de su reinado, hasta 1840, mientras Isabel era una niña, la regencia fue asumida por su madre, María Cristina de Borbón- Dos Sicilias, coincidiendo con la Primera Guerra Carlista (1833-1840) y después, del 1840 al 1843, por el general Espartero. Con el propósito de evitar una tercera regencia, se decidió adelantar la mayoría de edad de la reina de los 16 a los 13 años en 1843.

De su reinado dicen mucho las palabras de Valle Inclán, contemporáneo de la Reina: “El reinado isabelino fue un albur de espadas: espadas de sargentos y espadas de generales. Bazas fulleras de sotas y ases” (…)”Desde todas las esquinas nacionales lanzaban roncas contra las logias masónicas que en sus concilios de medianoche habían decretado la revolución incendiaria, el amor libre y el reparto de bienes. El maligno andaba suelto sin que pudiese fusilarlo el general Narváez (…) El confesor y la madre Patrocinio estimaban más eficaces que las muestras de amor indulgente los anatemas con su cortejo de diablos y espantos” (Valle-Inclán. La Corte de los Milagros)

Isabel II y su marido Franciso de Asis

Isabel II y su marido Franciso de Asis

A los 16 años se concertaría su matrimonio obligado con su primo hermano Francisco de Asís, llamado también “Paquita”. Aseguran los historiadores que cuando la reina se enteró de quién iba a ser su futuro esposo exclamó: “¡No, con Paquita no!” (Carlos Fisas, Historia de las Reinas de España)

Muchas eren las coplas que circulaban en la época sobre el Rey consorte:

“Gran problema es en la Corte
averiguar si el consorte
cuando acude al excusado
mea de pie o mea sentado.”

 Y otra:

 “Paco Natillas
es de pasta flora
y se mea en cuclillas
como una señora.”

El 10 de octubre de 1846, coincidiendo con cumpleaños de la reina, se celebró el matrimonio. La unión fue un desastre desde el mismo instante en que se quedaron a solas en los aposentos de palacio. Isabel haría más tarde esta confesión con su acostumbrada sinceridad:

“Qué podía esperar de un hombre que en la noche de bodas llevaba más encajes que yo”.

Oficialmente, Isabel II de Borbón y Francisco tuvieron doce hijos,  de los que sólo sobrevivieron cinco. Uno de ellos, el que sería el rey Alfonso XII. Las malas lenguas dicen que por cada hijo reconocido, Don Francisco percibía una bonita suma de dinero.Homocrónicas - Borbones malditos 1 01 Isabel, Francisco y su hijo Alfonso

A pesar de las muchas esperanzas de sus partidarios, la Reina pasaría de ser el símbolo de los liberales frente a los absolutistas, a la “deshonra de España”, convirtiéndose en la imagen de la frivolidad y del desenfreno. Imagen que sería fomentada por los partidarios de “La Gloriosa”, la revolución liberal de 1868.

La historia recuerda los muchos amantes de la reina. Se dice que el general Francisco Serrano, “el general bonito”, fue el primero en “abrir el camino” con quien Isabel descubriía la sexualidad demasiado pronto; “los deslenguados, que nunca faltan entre el populacho, la llegarían a tildar de reina ninfómana” (Quo Curiosidades). Otro de sus amantes sería el militar Enrique Puig Moltó, a quién se atribuía la paternidad del futuro Alfonso XII, más conocido popularmente como “el puigmolteño” o “puigmoltejo”.Chascarrillos Isabel II

Así, se oía por la calle:

“Isabelona tan frescachona
y don Paquito tan mariquito”

Coplas similares, con sus consiguientes caricaturas, fueron editadas en el libro Los Borbones en pelota, firmado con el seudónimo Sem (abreviatura de Semen). En él se muestra la imagen de la reina fornicando a diestro y siniestro con personajes influyentes de la corte, mientras su marido asiste resignado a los devaneos pornográficos de su esposa, tocado con una monumental cornamenta. Se suele  atribuir la autoría de este panfleto a los hermanos Bécquer (el poeta Gustavo Adolfo y el dibujante Valeriano Bécquer), aunque los investigadores Jesús Rubio y Joan Estruch opinan que pertenecen a la obra de un pintor republicano radical llamado Francisco OrtegoBorbones en pelota 03

Quizá quien mejor ha hecho un retrato de la reina ha sido el historiador José Luis Comellas: “Desenvuelta, castiza, plena de espontaneidad y majeza, en la que el humor y el rasgo amable se mezclan con la chabacanería y con la ordinariez, apasionada por la España cuya secular corona ceñía y también por sus amantes”

Fácilmente manipulada por sus ministros y por la «camarilla» religiosa de la corte, compuesta principalmente por el padre Claret, su confesor, por el padre Fulgencio, confesor de su marido, y por sor Patrocinio, la Reina interfería con frecuencia en la política de la nación lo que la hizo impopular entre los políticos y acabó por causar su final al dar paso a la Revolución de 1868 y de ahí al exilio.

En el inicio de la revolución que la expulsaría del trono y de España, la prensa democrática y republicana de la época decía:

“Odiosa para todos, Isabel de Borbón como mujer y como reina; pero quizás se hubiese echado un velo sobre su vida privada, tan manchada de vicios si en su vida pública, se hubiera encontrado a la altura de la época. La nación inglesa cerró constantemente los ojos ante las liviandades de la reina Isabel (Victoria) que no descuidó nunca los verdaderos intereses de sus súbditos; allí las faltas y las debilidades de la mujer desaparecieron ante la grandeza de la soberana.”
El Pueblo, 20/10/1868

Homocrónicas - Borbones malditos 1 1860- isabel ii con- alfonso y abuela-maria-cristina

Isabel II con Alfonso XII y la abuela María Cristina de Borbón -Dos Sicilias

Isabel II vivió el resto de su vida en Francia, en donde se separó de su marido, y desde donde fue testigo de la Primera República; del reinado y de la muerte de su hijo Alfonso XII en 1885; de la regencia de su nuera, María Cristina de Habsburgo-Lorena; y del inicio del reinado personal de su nieto, Alfonso XIII. Isabel II murió en París en 1904 y fue enterrada en el Monasterio de El Escorial frente a los restos de su esposo.

No sé cuan justa ha sido la historia con esta figura, libertina o rebelde, … Me quedo con esta imagen en la que más que a una reina, veo a una madre:

Isabel II con tres de sus hijas

Isabel II con tres de sus hijas

Y volviendo al inicio de este post, la pregunta es, entonces, ¿por qué derecho se rige actualmente la sucesión al Trono?. y la respuesta es: por la Constitución de 1978 que sigue la tradición de otros textos de similar naturaleza del siglo XIX y que marcan un sistema parecido (no del todo coincidente) al de las viejas leyes castellanas. Su artículo 57.1 ordena:

«La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos»

Un texto que, sin duda, en tanto nuestro sistema político siga siendo el de “Monarquía Parlamentaria”, cuando menos, merece una revisión profunda que ya metidos en pleno Siglo XXI, en que, al menos en Occidente, la igualdad entre géneros es indiscutible, ya se demora en demasía.

Fuentes:
La Tinaja de Diogenes
Revista Quo
Homocrónicas Blogspot

PARA SABER MÁS:

 

Carlos Fisas, Historia de las Reinas de España. Vol. 2: La Casa de Borbón. Barcelona, Planeta, 1990.
José Luis ComellasIsabel II. Una reina y su reinadoBarcelona, Ariel, 1999.
Juan G. AtienzaIsabel II: la reina caprichosa. Madrid, La Esfera de los Libros, 2005.Josep Carles ClementeEl pecado original de la Familia Real Española. Barcelona, Styria, 2007.
José María ZavalaBastardos y borbones. Barcelona, Plaza & Janés, 2011.
SemLos Borbones en pelota. Madrid, El Museo Universal, 1991. Reeditado en: Madrid, Compañía Literaria, 1996 (censurado). Algunas de sus viñetas pueden verse en la siguiente dirección: HYPERLINK “http://www.wikiblues.net/los-borbones-en-pelota” http://www.wikiblues.net/los-borbones-en-pelota

Anuncios

Un pensamiento en “ISABEL II, LA ÚLTIMA REINA DE ESPAÑA!!!

  1. Pingback: Velázquez y Galileo, una combinación perfecta!! | "UNA DE ROMANOS"… historias que hacen Historia!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s