El día 11 del 11, a las 11h, de 1918… “El fin de la Primera Guerra Mundial”

HerosDurante algunas semanas de otoño se puede ver como muchos ingleses llevan una amapola en la solapa y decoran monumentos y jardines con esta flor. Y la razón es que con ello rinden homenaje a sus caídos en la I Guerra Mundial con el Remembrance Day, que se celebra cada 11 de Noviembre, día del Armisticio de la Primera Guerra Mundial.

En efecto, hace exactamente 101 años,  el 11 del 11, es decir el 11 de noviembre, del año 1918, se ponía fin a la I Guerra Mundial.

-Waffenstillstand_

Pintura que representa a la firma del armisticio en el vagón.

A primeras hora de la madrugada de ese 11 del 11 de 1918, en concreto a las 5:20h, se firmaba el llamado Armisticio de Compiègne, un tratado  entre los Aliados y el Imperio alemán que significaba el fin de las hostilidades en el Frente Occidental. Este armisticio, por el cual los alemanes reconocían su derrota, se firmó  en un vagón estacionado en el claro de Rethondes, en el bosque de Compiègne, al norte de París.

El tratado entró en vigor como hora simbólica a las 11 de la mañana. Con ello, además, se quería dar tiempo a comunicar la noticia a las distintas unidades que estaban desplegadas en el frente.  A las 11 de la mañana, las campanas resonaron en todas las ciudades y pueblos de Francia y, en el frente lo hacían las cornetas indicando el alto el fuego, aunque eso no evitó toda una serie de muertes inútiles más esa misma mañana.

Se ponía fina a la Gran Guerra después de cuatro años de lucha atroz. En esta fatal contienda que duró 4 años, 3 meses y 14 días, y en la que participaron 158 países, supuso una pérdida de vidas de casi diez millones de combatientes y resultaron heridos otros veinte; además de los civiles que se estiman en más de siete millones de personas… !Sólo la peste negra había sido más destructiva¡ Todo ello, sin contar la destrucción que dejó atrás –aún hoy en día hay partes de la Zona roja en Francia en las que no se puede entrar por lo contaminadas que quedaron– y las pérdidas económicas que acarreó.

Zona Roja Francia

Zona Roja en Francia

Y mientras en París el pueblo aplaudía al jefe del gobierno Georges Clemenceau, en Alemania, cuya tierra ha permanecido intacta durante todo el conflicto, el alivio vendrá acompañado de una fuerte humillación que se verá intensificada poco después con la ratificación del armisticio.

De hecho, el armisticio tuvo que ser prorrogado hasta tres veces hasta la firma  final en el Tratado de Versalles, el 28 de junio de 1919 (paradójicamente justo cinco años después del asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria y de su esposa, la condesa Sofía Chotek, que fue el detonante del inicio de la guerra, que comenzaría un mes después el 28 de julio de 1914).

Es aquí, con la firma de este “tratado de paz” cuando el sentimiento de humillación alemana aumentará, ya que los términos impuestos por los aliados a Alemania serán tan duros que, creo que estaremos todos de acuerdo en que esta “revancha” supondrá un punto de inflexión y será el germen que alimentará el auge del nazismo y las terribles consecuencias postreras: La Segunda Guerra Mundial. Una prueba de ello es el hecho de que Hitler obligó a Francia a firmar un armisticio el 22 de junio de 1940, en el que se acordaba el cese de las hostilidades entre Alemania y Francia, en el mismo vagón en el que se firmó el Armisticio de Compiègne, situado en el mismo sitio en el que se había firmado el armisticio de 1918. !No hay mayor venganza!

Así, la que iba a ser la guerra que terminara con todas las guerras, no fue sino el preámbulo de la Segunda Guerra Mundial, que estalló 21 años después y que, desgraciadamente, resultaría ser mucho más virulenta contando las escalofriantes cifras de entre 50 y 55 millones de muertes entre la población civil y entre 21 y 25 millones entre los combatientes para cuando Japón firmó su rendición el 2 de septiembre de 1945. Sin duda, la mayor barbarie de la humanidad a su propia especie, y aunque quisiéramos que esto nos hubiera servido de escarmiento y aprendizaje, parece que el “Hombre” tristemente !no solo tropieza dos veces con la misma piedra!