LEGIONES DE ROMA, EVOLUCIÓN Y ESTRUCTURA!

El ejercito romano podría ser considerado como el mayor y más preparado cuerpo militar de la historia antigua. Un máquina de guerra bien engrasada que hizo posible la extensión de Roma a casi todos los confines conocidos de la antigüedad.

Como proclama Rómulo al descender de los cielos a Próculo Julio sobre el destino de Roma:

 “Ve y anuncia a los romanos que es voluntad de los dioses que mi Roma sea la capital del orbe; que practiquen por consiguiente el arte militar; que sepan, y así lo transmitan a sus descendientes, que ningún poder humano puede resistir a las armas romanas” (1)

La legión romana (del latín legio, derivado de legere, recoger, juntar, seleccionar) era la unidad militar de infantería básica de la antigua Roma Sigue leyendo

Martius, el mes de Marte y las Matronalia. Distintos cultos para hombres y mujeres!!!

El historiador griego Polibio decía que !los romanos eran más religiosos que los mismos dioses!. En efecto, cada mes tenía varios días reservados a los dioses, feriae, y gracias al poeta romano Ovidio, que escribió en la madurez de su vida un calendario poético llamado Fastos, han llegado a nosotros varias fiestas romanas y las leyendas relacionadas con cada una de ellas.

En la Antigua Roma, marzo era el mes dedicado al dios Marte, el dios de la guerra, hijo de Júpiter y de Juno. En latín se le conoce como Mars, Martis y su adjetivo correspondiente es Martialis o Martius.  En nuestra lengua, marcial, lo conservamos, por ejemplo, en las artes marciales o las marchas marciales. Era un mes muy animado: en él en origen se iniciaban de los cargos públicos, tenían lugar los comicios republicanos y, tras ellos, comenzaban los consecuentes consulados. En este mes se reanudaban los trabajos en el campo y se preparaban las armas para la guerra.

el-dios-marte-blog-imperio-romano-de-xavier-valderas-6-1

Estatua de Marte (Ares) en Villa Adriana (Tívoli).

Marte es uno de los dioses más importantes de los romanos, y pertenece a la triada arcaíca de los dioses superiores (Júpiter, Marte y Quirino). Para calibrar su importancia, baste señalar que el año romano se iniciaba originalmente en el mes consagrado a este dios: Martius mensis. Además, Marte se considera el padre del pueblo romano al ser el el dios que, al engendrar a Rómulo, junto con su gemelo Remo, hizo posible la fundación de Roma. Naturalmente, Marte es el dios de la guerra, una de las actividades fundamentales de los romanos, se representaba armado como un hoplita griego y su animal sagrado era el lobo; pero es también dios de la agricultura, quizás la actividad más importante para estos pueblos agrarios: una de las plegarias más antiguas, que se ha conservado en la obra sobre agricultura de Catón, comienza y termina con la fórmula “Padre Marte”, y en ella se ruega al dios que favorezca las cosechas, guarde el ganado y mantenga a salvo a la familia.

Lo cierto es que a Marte se le adoró en el mes de la renovación de la naturaleza (el principio de la primavera), al que se pedía protección de la tierra así como victoria en la guerra. Su ominoso sello ha estado en todas las épocas; su nombre se encuentra en nuestro calendario y en nuestra semana, y el rojo fulgor de su planeta nos fascina en el cielo.

nacimiento-de-romulo-y-remo

ARA PACIS – fachada oeste – Marte observa a la loba amamantando a los gemelos Rómulo y Remo

Como hemos dicho, en los orígenes del calendario romano, marzo fue el primer mes del año, y es así porque la campaña militar se iniciaba en este mes, con la llegada del buen tiempo de primavera tras la parada invernal. Esto fue así, porque los cargos consulares tradicionalmente se elegían al principio del año (en los Idus de marzo – 15 de marzo) y con ello se comenzaban los preparativos para las guerras . Y así fue hasta el año  153 aC en que se decidió adelantar el inicio del año político a enero para que los cónsules pudieran llegar a tiempo a la guerra en Hispania a combatir la revuelta de Segeda, lo que obligaría a cambiar el inicio del año. Al menos sí lo hizo el calendario civil, no tanto el religioso que siguió comenzando en marzo.

LAS CALENDAS DE MARZO 

El 01 de marzo en Roma, una vez terminado el mes de la purificación “Februa” y de los Lupercales, era un día muy significativo para los romanos por varios motivos. De hecho, cuenta la leyenda que ese día en el 771 a.C. nacieron los gemelos Rómulo, fundador de Roma, y su hermano Remo, ambos hijos del dios Marte y la mortal Rea Silva.

Gaudete romani! Hodie incipit mensis martius! Mensis Martius a Marte, belli deo et patre Romuli et Remi, nomen habet.

Hoy, una vez terminada la purificación de febrero, se colocaban nuevos laureles en a las puertas de las casas de los flámines y en la Regia. Durante los próximos días, la esposa del Flamen Dialis (sacerdote supremo de Júpiter) debía mantener sus cabellos sin peinar. También se celebraba la ceremonia de renovación del fuego eterno del templo de Vesta mediante el ritual arcaico del frotamiento de dos palos. Ovidio ( Fastos III ) nos dice que “Para que Vesta reluzca también cubierta de hoja fresca, se retira del hogar el laurel blanquecino… prende un fuego nuevo el sanctasanctórum del templo, y la llama revivada toma fuerza”.  El día de hoy no era un día propicio para casarse. Ovidio ruega en sus Fasti a los amantes que pospongan varios días su enlace para atraer su suerte. 

Las Matronalia

Paradojicamente, este mes de la “guerra” también estaba dedicado a la Diosa Madre, Magna Mater, que recibía diversos nombres según los lugares en que se le invocara. Incluso Ovidio, que vivió en tiempos del austero Augusto, se preguntaba el por qué de unas fiestas femeninas en el mes consagrado a Marte.

Así pues, durante las Kalendas de Martius, las matronas romanas tenían todo el poder con la celebración de la Matronalia. Esta fiesta se consagraba en honor de la diosa Juno (esposa de Júpiter) Lucina, “la que va a la luz”, divinidad protectora de los partos, que se convirtió en la más popular del calendario religioso de las matronas. En la Matronalia, los maridos agasajaban a sus esposas con banquetes y regalos. Ese día las matronas recibían muestras de respeto y cariño por parte de los miembros de su familia.

arapacis

Ara Pacis. Friso. Alegoría de Tellus Nutricia (la diosa Tierra como madre nutricia, identificada con la griega Gea).

En esta fecha las mujeres casadas, las matronas romanas, eran especialmente honradas porque se recordaba el día en que las sabinas pusieron paz entre romanos y sabinos. Recordemos que la leyenda nos cuenta que los romanos invitaron a los Sabinos a la fiesta de Consus, pero raptaron a sus mujeres. Tras el rapto de las sabinas se produjo una guerra entre ellos que acabó este primer día de Martius y, precisamente fue gracias a las matronas, que se interpusieron entre sus padres y hermanos sabinos y sus nuevos maridos romanos, como se evitó un derramamiento de sangre y significó el comienzo de una nueva alianza.  Según Ovidio, fue Hersilia, la esposa del rey Rómulo, quien se interpuso entre sabinos y romanos para evitar la guerra.

img_3930

El Rapto de las sabinas – Jaques-Louis David (Museo del Louvre-París)

En estas fiestas, en los ambientes domésticos primero, pero sobre todo en el templo del Esquilino, cuya construcción se databa en el 01 de marzo de 375 aC., las matronas para celebrar el día en que asumían mayor protagonismo,  se reunían y honraban a Juno Lucina con flores en el interior del recinto sagrado y en la arboleda sagrada que rodeaba el lugar, se ceñían las sienes con coronas de flores y rogaban por la saludo de sus hijos. Las mujeres casadas acudían al templo de la diosa para suplicarle por la prosperidad de sus matrimonios y las que estaban embarazadas, por un feliz parto. No había embarazada en toda la ciudad que no fuese ese día a su templo a ofrecerle algún exvoto.  Los detalles del ritual no han sido conservados, excepto de que llevaban el pelo suelto (contrario al decoro romano, que requería llevarlo recogido) y no se les permitía usar cinturones o anudar su ropa en ninguna parte.

En cierta manera, esta celebración, también tiene relación con la guerra, puesto que son las mujeres las que dan a luz a los futuros ciudadanos que integrarán las legiones, y al rogar por ellos, lo hacen también por el éxito de sus misiones.

alma-tadema_the_women_of_amphissa_clark_ls_d2h_-0

Las Mujeres de Amphissa (1887). Lawrence Alma-Tadema. Óleo sobre tela. 122 cm x 183 cm. Colección privada.

La procesión de los Ancilia

Y mientras las ciudadanas aristócratas se ocupaban de tal tarea, por las calles del Campo de Marte, sus esposos contemplaban un gran espectáculo, el homenaje público más espectacular en honor a Marte: el desfile de los Salios (Salii) o sacerdotes-guerreros. Éstos sacerdotes componían un colegio sacerdotal menor, todos ellos eran elegidos entre familias patricias y tener sus dos padres vivos en el momento de su elección. Portaban una primitiva vestimenta militar, y al son de la música, bailaban y golpeaban los escudos (Ancila) de Júpiter que se atribuían a la época de Numa. Era la procesión de los Ancilia, los 12 escudos sagrados (el original y 11 copias exactas) con forma de ocho y fabricados en bronce.

Según cuenta la leyenda, uno de éstos escudos perteneció al dios Marte y se decía que enviado por Júpiter había caído del cielo sobre el Rey Numa Pompilio, segundo rey de Roma, al tiempo que se oyó una voz que declaraba que Roma debía ser señora del mundo mientras se conservara el escudo.  El rey, tras ello, encargó otras once copias  a Mamurio Veturio para que si alguien intentaba robarlos, como hizo Ulises (Odiseo) con el paladio, no pudiera distinguirlos.

salios-marte

Procesión de los Ancilia

Estos escudos se conservaban en el templo de Marte, en la Regia, y estaban custodiados por estos sacerdotes salios (Salii), que fue el Colegio sacerdotal instituido  por Numa con tal propósito. El encargado de dirigir a Roma a una guerra tenía que pasar al vestíbulo del templo de Marte antes de marchar, donde, después de haber golpeado los escudos y de haber tocado la lanza del Dios, exclamaba:

«Marte vigila; Marte despiértate».

En las calendas de marzo se llevaba en procesión de tres días alrededor de Roma, y en el trigésimo día del mes se colocaban de nuevo en su lugar.  Los sacerdotes cantaban el Carmen Saliare, un canto tan antiguo que era difícil su comprensión ya a finales de la República y tan solo se han conservado algunos fragmentos gracias a Varrón (De lingua latina VII, 26,27), que tenía como función mantener a Roma salva en la batalla.

… divum empta cante, divum deo supplicate …
…cume tonas, Leucesie, prae tet tremonti quot ibet etinei de is cum tonarem …
…cozeulodorieso. omnia vero adpatula coemisse. 
ian cusianes duonus ceruses dunus lanusve vet pom melios eum recum…

Posiblemente los Salii, tras la primera procesión de ese día, al anochecer celebraban un banquete que debía ser bastante conocido por los romanos, puesto que Horacio lo usa de ejemplo en un fragmento de las Odas:

“Ahora debemos beber, 
ahora debemos bailar libremente,
ahora compañeros, es el momento de adornar, 
el cojín con manjares salios” 

Horacio, Odas 1.37.2

Durante el principado, el nombre de Augusto fue insertado en la canción. Ovidio ya pensaba que sus rituales estaban anticuados y no eran comprensibles.

triton-vii

Denario con un retrato de Augusto en el anverso y un Apex Flaminis(casco ceremonial) entre dos ancilia (escudos ceremoniales) en el revés.

Durante esta fiesta, como hemos visto, no se podía celebrar ningún matrimonio ni emprender cosa de importancia. Algunos autores supersticiosos atribuyeron las desgracias de Otón contra Vitelio a la imprudencia de salir de Roma en estas fechas.

Las armas guardadas en época de paz volvían a exhibirse y los jóvenes ciudadanos se preparaban para la futura campaña militar; las danzas se repetían en diferentes ocasiones a lo largo del mes de marzo, en las que de nuevo se procedía a limpiar y mostrar los instrumentos de guerra. Se trataba en el fondo de festejar el anuncio del nuevo año poniendo el énfasis en los temas militares y en los espacios públicos.

Ambas celebraciones sitúan muy claramente cuál es el papel del hombre y el de la mujer en la sociedad romana. Esto es, que la guerra era un asunto de hombres y que las mujeres tenían como función el ser madres y dueñas del hogar.

Pero en marzo, sucedían más festividades: la Mamuralia, la Liberalia o Bacanales, los Quincuatros, las fiestas de Cibeles, … Pero es otra historia!!

Fuentes: 

Webgrafía

Animales de compañía en Egipto y la Antigua Roma!

Las razones de cómo fueron domesticados los animales son inciertas y se remontan a varios miles de años, a los origines de la especie humana. Con casi toda seguridad, los animales que ahora denominamos “de compañía” fueron domesticados para colaborar con el hombre.

La verdad es que la atracción entre hombres y perros fue mutua y casi instantánea. Los primeros vestigios de coexistencia entre ambas especies datan de hace 6 mil años en tumbas antiguas de hombres enterrados al lado de sus mascotas.

Aparentemente, entre los pueblos antiguos, podría decirse que los griegos fueron los primeros en adoptar al perro, pariente del lobo, como animal de compañía. El perro ya estaba presente en las narraciones de la mitología griega. Hades, dios de los infiernos, encargó a un perro, Cerbero, la guardia de las simas abismales para evitar que los espíritus de los muertos pudieran escapar.  También Homero en la Odisea destaca la fidelidad del perro de Ulises, Argos, ya que fue el único que reconoció a su amo cuando regresó a su patria con ropaje de vagabundo tras una larga ausencia.

MASCOTAS EN EL ANTIGUO EGIPCIO

Los antiguos egipcios destacaron por tener numerosos animales de compañía y por el particular afecto que sentían por ellos. El célebre historiador griego Heródoto de Halicarnaso, que visitó Egipto a mediads del siglo V a.C., subrayó que “los animales domésticos eran abundantes” y dio testimonio de la gran desolación que la muerte de una mascota producía entre los habitantes de la casa; éstos se depilaban las cejas en signo de aflicción cuando moría su gato, y se afeitab todo el cuerpo, incluida la cabeza, si el que moría era un perro.

Los egipcios se hacían representar junto a sus mascotas en los muros de sus tumbas, en las estelas funerarias y en los sarcófagos, lo que aseguraba que el dueño y el animal que él quería, así representados, siguieran gozando de la mutua compañía en el Más Allá.

Las mascotas de los antiguos egipcios eran básicamente tres: perros, gatos y monos.

  • Para los egipcios, el perro (en egipcio antiguo iu, o también tyesem),  ya era el mejor amigo del hombre, el compañero más fiel en la casa y también el mejor camarada en la caza. El perro domesticado entraba en la casa y caminaba libremente por toda ella, acomodándose bajo las sillas para comer, dormir o descansar cerca de sus cuidadores. Estaba prohibido matarlos bajo pena de muerte. Su dios Anubis se representaba como un hombre con cabeza de perro, cuyo cometido era ser el conductor de las almas al reino de las sombras.

    animales_de_caza_2000x1631

    Los perros lebreros ayudaban a sus amos a cazar leones, antílopes y órices. En la imagen, Tutankhamón cazando acompañado de su perro. abanico. Museo Egipcio, El Cairo.

  • El gato, que los antiguos egipcios denominaban miu,  era  considerado como inmortal y objeto de culto divino. Eran eficaces cazadores de ratones, serpientes y otros animales poco deseados en hogares y graneros. El gato se convertiría en la mascota favorita de algunos miembros de la realeza: el príncipe Tutmosis, primogénito de Amenhotep III mandó elaborar un magnífico sarcófago de piedra con bellos relieves e inscripciones para su querida gata Tamit.
gatos_perros_y_monos_favoritos_2000x1386

Los gatos estuvieron presentes en distintos ámbitos en el antiguo Egipto, desde el doméstico hasta el religioso. Óleo por Edwin Long. 1878.

  • También el mono (en egipcio antiguo ky) y el babuino (ian) eran criados como animales domésticos. En el repertorio decorativo de las tumbas, los encontramos trepando a palmeras e higueras para ayudar a recolectar los frutos que estaban más altos. Aparecen asimismo representados debajo de la silla de sus dueños, a menudo adornados con collares y brazaletes. Ya desde el Imperio Antiguo, el mono consiguió el afecto del hombre y tuvo acceso a la casa, donde convivía con el perro y el resto de animales domésticos. Divertía a la gente con sus gestos y acrobacias, y, en definitiva, sabía hacer pasar el tiempo de manera agradable.

    monos

    Tumba de Tutankamón: Mural de los 12 monos, símbolo de las 12 horas nocturnas que debía transitar el monarca antes de renacer.

Las mascotas vivían cerca de sus amos y cuando morían eran esmeradamente momificadas, se colocaba dentro de un ataúd o de un sarcófago y se enterraba cerca de quienes habían sido sus dueños, e incluso algunos han aparecido dentro del propio sarcófago del dueño del animal: se han encontrado perros cuidadosamente momificados y acurrucados a los pies de sus amos. Quizás en vida la mascota y su dueño dormían juntos y el propietario deseaba continuar haciéndolo durante su vida de ultratumba.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Momias de gatos – Brittish Museum

MASCOTAS EN LA ANTIGUA ROMA 

Aunque la vida doméstica de los romanos no era del agrado de los historiadores antiguos, por lo que sabemos poco sobre juguetes, mascotas o juegos de los más pequeños, no obstante sabemos que las mascotas eran habituales y, tanto entonces como ahora, era el perro, con diferencia, el primero en los gustos de los romanos.

Si bien, en la antigua Roma la figura del perro tuvo diversas funciones. Por un lado, se les utilizaba en espectáculos populares y en los grandes circos, donde combatía con poderosos osos, tigres y leones, para ello se utilizaban perros molosos que eran una raza con fuerte musculatura. Este mastín se constituyó en el fiel compañero del gladiador y del legionario.

perros_romanos_1-1

Grabado del archivo de la Fundación Aurora. Representa una famosa lucha entre un elefante, un león y un perro de guerra, de la que el perro quedó vencedor.

Por otro lado, también, eran muy apreciados en las cacerías, teniendo una preferencia especial por los galgos;  El erudito escritor romano, Varrón (116-27 a.d.C). menciona en su obra didáctica varios consejos a la hora de adquirir perros para ser utilizados en labores de pastoreo:

caza-romanos

Escena de caza

“…no educarlos con cazadores, sino con un pastor porque podían atacar al ganado y los entrenados por los cazadores, al ver una liebre o un zorro los relacionaban con la caza y abandonaban a los animales en persecución de sus presas”.

Pero, a finales del periodo republicano, se puso de moda entre las clases más acomodadas la tenencia de perros con la finalidad de que sirvieran de guardianes del hogar. Así encontramos representados en mosaicos como estos perros “de compañía” servían de advertencia a los intrusos. Eran representados con la frase “Cave canem” Nuestro ¡Cuidado con el perro!

cave_canem1

Mosaico en la puerta de entrada a la casa llamada “del poeta trágico”, en Pompeya. Era algo común que al entrar en una casa se viera la inscripción : «Cave canem»

En una sociedad tan refinada como llegó a ser la romana, también el perro llegó a ser una compañía muy querida. La descripción que el poeta romano Marco Valerio Marcial hace de la perra de su amigo Publio, Issa, lo refleja con claridad. Dice Marcial:

“Issa es más pura que un beso de paloma, más cariñosa que todas las muchachas, más preciosa que las perlas de la India… Para que su última hora no se la llevara del todo, Publio reprodujo su imagen en un cuadro en el que verás una Issa tan parecida que ni siquiera la misma Issa se parecía tanto a sí misma”.

nino-con-ganso1

Estatua de un niño luchando con un ganso tan grande como él. En realidad es la copia romana de un original griego en bronce del siglo II aC atribuida a Boethus que se guarda en la Gliptoteca de Múnich.

Los Gansos “del Capitolio” 

La plebe generalmente con escasos recursos económicos, no se podía permitir este tipo de animales guardianes, así que se tenia que conformar con los gansos (ocas). También se conocían los monos, pero no podían haber sido frecuentes.

Por extraño que nos pueda parecer, fueron unos gansos los protagonistas de un heroico acto de defensa en Roma. Según la leyenda, los graznidos que emitieron estos animales cuando la ciudad fue atacada de noche por los galos en el siglo IV a.d.C, alertó a los soldados romanos, evitando que ésta cayera a manos del enemigo.

Ya en el siglo I comenzaría a conocerse el gato doméstico y los pájaros eran muy habituales en los hogares romanos. Así, además de las palomas y los pajaritos que son familiares entre nosotros, se habla de patos, cuervos y codornices como mascotas de los niños romanos.

 

PERROS Y GATOS EN LA GUERRA 

Pero no todo eran carantoñas, pues además de cazadores y animales de compañia, los romanos fueron los primeros en la antigüedad en utilizar perros para la guerra.  Los“perros soldados”, como los llamaos  Polieno, que cumplían misiones de defensa, ataque y enlace, utilizados por los romanos fueron los “molosos” descendientes de los dogos asirios (1). Fueron utilizados primero en el circo y luego en los ejércitos.

bajorelive-asirio

Bajorrelieve Asirio 4000 a.c

Los soldados romanos quedaron sorprendidos por éstos, dotados de una impresionante musculatura y una férrea mandíbula de acero que una vez cerrada no desprendía la presa, y los denominaron con el nombre de Canis pugnances”.  Se les utilizó como combatientes y  se les procuraba entrenamiento de soldados. Este moloso se caracterizaba por su extrema fiereza y causaba terror en las descuidadas tropas de infantería, siendo llevado al campo de batalla en jaurías de varias decenas por unidades especiales de la legión romana. Podía llegar a pesar entre 60 y 80 kg y saltar para desgarrar y destrozar el cuello del enemigo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se les cubría con una protección de placas de cuero para protegerse de las flechas y casquetes del mismo material; se les adosaban recipientes con fuego y los enviaban a entremezclarse con la multitud creando incendios. También se les colocaba un tipo de coraza que llevaba cuchillas que producían heridas cortantes en los enemigos y en sus caballos y portaban collares de cuero con púas metálicas de aspecto cónico. En el caso de que el animal fuera utilizado como “enlace”, al can se le avecinaba un destino final trágico, ya que se le hacía ingerir un tubo de cobre que en su interior contenía un mensaje. Cuando el perro llegaba a su destino se le destripaba para recuperar la información.

gato-mosaico-e1352287570499

Gato de un mosaico perteneciente a una casa pompeyana

Pero los ejércitos del Águila también llevaban gatos. El objetivo era que, como había muchos ratones en los campamentos y cuarteles de invierno, los felinos se los comían. Además de que, tras el paso por Egipto, por su vinculación con Isis, era considerado el gato un animal que simbolizaba la victoria.

EMPERADORES Y SUS “EXCÉNTRICAS” MASCOTAS 

Aunque no fue emperador, Julio César tuvo como mascota a una jirafa. En efecto, fue César quien introdujo la primera jirafa en Europa traída de sus campañas en Asia Menor y Egipto donde conoció a Cleopatra. Sin tener claro qué animal era, los romanos la bautizaron cameleopardo, un cruce entre camello y leopardo, convirtiéndose en el nombre científico que se utiliza hasta hoy.

Augusto, el primer emperador,  puso de moda los cuervos y los periquitos; el segundo emperador, Tiberio, quien reinaba cuando se procesó a Cristo, tenía una serpiente que alimentaba con su propia mano.

Lo de Calígula con su caballo Incitatus, a quien nombró Cónsul, fue sumamente extravagante. Le vestía con mantas púrpuras (color propio de la familia imperial), su cuadra estaba decorada con mármol y perlas, le tocaban los músicos, y cuando iban huéspedes a cenar, el jamelgo, y no su amo, era designado anfitrión. Comía copos de avena mezclados con suaves y delgadísimas escamas de oro.

iniciatus

Escultura ecuestre de mármol del emperador Cayo Calígula – Brittish Museum

Claudio, quien gobernó el Imperio del año 41 al 54, quedó profundamente impresionado con la bravura de los perros tipo pugnace britanniae. Estos animales eran utilizados por las legiones para desarmar las primeras líneas de batalla de los ejércitos enemigos tras la conquista de Britania. Así que el emperador, decidió enviar varios de ellos a Roma para que fuesen utilizados en los espectáculos gladiatorios. Y Nerón poseía una pantera llamada Febea.

Otros emperadores  se permitieron ciertas extravagancias  como Domiciano, quien reinó en Roma entre el 81 y el año 96,  y tuvo un león como mascota, al igual que Caracalla ya en el siglo III, quien supuestamente también domesticó a una de estas fieras.

Otro emperador, Valentiniano, tenía dos osas enjauladas junto a su dormitorio. Una se llamaba “Inofensiva” y otra “Lentejuela dorada”. A la primera la devolvió a los bosques por sus muchos méritos.

honorius

El relato sobre Honorio y su gallina inspiró el cuadro de John Williams Waterhouse: Los favoritos del emperador Honorio

El historiador bizantino Procopio recogió la siguiente anécdota (probablemente falsa según Gibbon). Honorio poseía una gallina faraona a la que llamaba “Roma”. Cuando la ciudad fue saqueada por los godos de Alarico, el eunuco que estaba a cargo de la gallina corrió a anunciarle el fin de Roma al emperador, pero este entendió que hablaba del animal y se disgustó. Honorio repuso que cómo podía ser que hubiera fenecido Roma si acababa de darle de comer. Cuando el criado le explicó que la gallina estaba a salvo, que era la ciudad eterna la que se hallaba en peligro, Honorio suspiró aliviado. Tan grande, dicen, fue la locura con la que estaba poseído este emperador. Corría el año 410.

NOTAS 

1- El término moloso proviene de una región de Grecia, Molosia, perteneciente al reino de Epiro. Los molosos son los ancestros de los actuales perros como el Mastín, el Dogo, el Mastín Tibetano, el Corso francés e italiano y el Presa Canario Español,… etc.

BIBLIOGRAFÍA

El Bajo Imperio Romano, Averil Cameron, 1993 Ediciones Encuentro
Historia de Roma; Indro Montanelli

WEBGRAFÍA 

National GeographicLos animales de compañía en el Antiguo Egipto.
Arquehistoria, perros y mascotas en la Antigua Roma. 
Paseando por la HistoriaAnimales de compañía en la Historia El Rol del Perro, Antigüedad y actualidad.
La Túnica de Neso«Julio César tenía una jirafa de mascota y usaba perros para luchar en sus legiones» 
ABC; entrevista a la historiadora María Lara
Los Perros Romanos 

 

El Día de San Valentín: un invento de la Iglesia para acabar con la “lasciva” festividad de Las Lupercales!!

Pues sí, a pesar de lo que muchos creíamos, el Día de San Valentín no es un invento de los grandes almacenes, aunque, claro está, los comerciantes no han perdido la ocasión de sacar una buena tajada. Ni amor, ni pequeños angelitos capaces de volar y de lanzar flechas para entrelazar el destino de dos tortolitos. El origen del Día de San Valentín poco tiene que ver con lo que, a día de hoy, se celebra el 14 de febrero.lupercales-kjt-620x349abc

Resulta que el Día de San Valentín, Sigue leyendo

¡El origen pagano de la Navidad! Saturnales, Mitra y Sol Invictus

Como ya hemos visto en alguna que otra ocasión, muchas de nuestras fiestas cristianas en realidad tienen un origen pagano: los carnavales, la noche de San Juan, … En general, el cristianismo, como muchas otras religiones, para poder calar mejor entre la población hubo de asimilar algunas de las antiguas conmemoraciones paganas, incorporándolas a sus ritos.

mwm05488

Nacimiento de Cristo – Fra Filippo Lippi

En cuanto a la Navidad (1), que celebra el nacimiento de Jesús y es época de regalos y celebraciones familiares, veremos que una vez mas “todos los caminos llevan a Roma”. Sigue leyendo