LA EMPERATIRIZ IRENE: UN CASTIGO EJEMPLAR. La reina que cegó a su hijo!!!

Situémonos en Constantinopla, capital del imperio Bizantino. Corría el año 797, la emperatriz Irene había tomado una decisión: castigar duramente a su hijo por la afrenta sufrida. El castigo sería ejemplar…., llegando a terminar con la vida de su propio hijo. Si bien, esta no fue la primera ni sería la última vez en que la historia se repetiría, así el caso de Livila, y de otros gobernantes como Felipe II.

Pero, antes, hagamos un repaso de los acontecimientos…

En noviembre del año 769, una joven Irene, de apenas 16 años, llegaba desde Atenas a Constantinopla a casarse con el hijo del emperador de Bizancio.

Según la leyenda, Irene, famosa por su belleza, tenía un origen muy humilde, se dice era hija de una hilandera, pero la suerte había hecho que la apadrinara un pariente sacerdote con grandes influencias. El emperador Constantino V la había escogido para esposa de su hijo, el coemperador León IV, que acababa de cumplir 19 años, con el fin de reforzar los vínculos entre la capital imperial y la provincia de Grecia.

Dos años después, en 771, nacería su hijo, el futuro Constantino VI y tan solo 9 años después quedaría viuda asumiendo la regencia.  Sigue leyendo

Cascos de moda en Roma

Posiblemente el casco, junto al escudo, sea el primer “complemento” que diseñó el ser humano para hacer la guerra. Así como puñales, lanzas o flechas pudieron tener su origen en la caza, el objetivo primero de un casco no fue otro que el de la batalla.

Para construir los primeros cascos, cuyos orígenes se pierden en el principio de los tiempos, se usaban materiales que estaban a mano, en la naturaleza, como caparazones de tortuga, bambú, piel de cocodrilo, colmillos…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con la revolución de los metales llegarían los cascos de metal. Y naturalmente, pronto se convirtieron en símbolo de poder. Los griegos generalizaron el uso del casco entre sus tropas incluyéndolo como equipamiento de los temibles Hoplitas.

Cascos hoplitas en el Museo Arqueológico de Olimpia

Cascos hoplitas en el Museo Arqueológico de Olimpia:

Pero lo que hoy nos ocupa es conocer cómo evolucionó el diseño del casco entre las legiones romanas. La época de esplendor fue la República y, con el correr de los siglos, los tiempos de escasez se fueron notando en la calidad y vistosidad de los mismos. Los romanos no usaban el casco sólo como protección o belleza militar o, como otros pueblos, para asustar a un enemigo con formas monstruosas, sino que también servía para distinguir las clases entre un soldado y un oficial.

Holliwood nos ha dejado imágenes que no se corresponden con la realidad pues no se tienen evidencias

guadiapretoriana3Esta es la imagen que el cine se ha encargado de propalar sobre el aspecto que tenían los cascos usados por el ejército romano. Los atrezistas de Hollywood se han solido basar en los bajo-relieves de las columnas de Trajano y Antonino Pío. Pero, conviene comentar algunas cosas sobre este elegante y plumífero yelmo del que no se han hallado ningún ejemplar. Así pues, vamos a ceñirnos a las tipologías de las que sí podemos estar plenamente seguros por haber encontrado piezas que corroboran por completo su existencia. Veamos lo que nos dice la arqueología y las pruebas materiales.

Ante todo, conviene concretar que el término galea designa de forma genérica a cualquier tipo de yelmo. En el primer caso que vamos a ver, Varrón los denominaba “conus” por su morfología, obviamente cónica. Son los que actualmente se conocen como tipo Montefortino, debido a que el primero que se encontró, en el S. XIX, fue en una necrópolis celta ubicada en dicha población de la zona central de Italia, en la provincia de Fermo.

Montefortino

Coolus

Gàlaico-Imperial

 

El Montefortino sería el primer casco utilizado de manera frecuente después de los cascos de arquetipo griegos para la tropa. El casco de tipo Ático o Corintio, orientales, lo serían para los tribuni. El origen de éste casco está en el norte de la península Itálica mucho antes del siglo IV a.C.

1024px-Helmet_typ_Montefortino_01

Casco de Montefortino hallado en Carnuntum

Éste fue el modelo de casco, fabricado en bronce,  de los ejércitos consulares de la República, desde el S. IV a.C. hasta el S. I d.C.  En la parte superior tenían un soporte para el penacho de plumas de forma cónica y una decoración festoneada en los primeros modelos. Algunos solían tener unos pequeños tubos a los lados para usar como soporte de unas plumas. A los lados solían incorporar unas piezas, llamadas yugulares, que protegían las orejas y parte de la cara, si bien en algunos de los ejemplares que se conservan no hay constancia de que estuvieran provistos de estas piezas, por lo que los lados de la cara quedarían desprotegidos.

yelmo atico

Yelmo tipo ático

Hay que tener en cuenta que, en aquella época, el legionario debía costearse de su propio bolsillo todo el equipo, por lo que la uniformidad en el mismo era algo aún bastante lejano. La calidad y el nivel de decoración de estos yelmos iba pues en consonancia con el poder adquisitivo de cada cual. Además, no todos usaban este modelo, ya que otros optaban por el tipo ático, una morfología de origen helenístico cuyo aspecto podemos ver a la derecha. Si observamos la voluta que aparece repujada en el lateral, podríamos imaginar que los yelmos que aparecen en la columna de Trajano son de esa misma tipología, pero con la visera formando una pieza aparte. En cualquier caso, lo que sí parece estar claro es que el yelmo de Montefortino se impuso alrededor del siglo II a.C., siendo el mismo para toda la tropa incluyendo a los centuriones, decuriones y demás suboficiales. Solo en las zonas al sur de Roma, como la Apulia y Campania, perduró durante algún tiempo más el tipo ático.

Con las reformas llevadas a cabo por Gaio Mario a finales del siglo II a.C., se facilitó la fabricación en masa de los mismos eliminando las decoraciones ya que, desde aquel momento, el estado se hacía cargo del costo del equipo.

El Coolus sería la evolución del anterior y se utilizó en el periodo desde el siglo III a.C. hasta como mínimo el año 79 d.C. Pero esto no supuso la desaparición del modelo anterior, sino que ambos coexistieron hasta más o menos la llegada de Augusto al poder. Tienen una forma semiesférica  y un refuerzo en la parte frontal, a lo largo del mismo. También tienen una protección de cuello algo mayor que la del Montefortino y, como en el módelo anterior, una punta cónica en la parte superior como soporte para la cresta.

La cola de caballo, cresta y las plumas en los laterales posiblemente sólo se llevaran en combate, rara vez, y en los desfiles.

Cascos Imperiales

Hacia mediados del siglo I d.C., el tipo coolus dio paso a un nuevo modelo más elaborado y, lo más importante, fabricado con hierro. Esta nueva tipología, por desarrollarse estando ya establecida la monarquía con el advenimiento de Augusto al poder supremo en forma de César, ha sido denominada como imperial, estando a su vez dividida en dos subtipos: el gálico y el itálico. Se trata de yelmos concebidos para combatir parcialmente agachado, cubriéndose tras el gran escudo de los legionarios, como se deduce por sus desarrollados cubrenucas, aptos para proteger los hombros y la parte superior de la espalda.

galea-1

Estos galea gálico-imperiales e itálico-imperiales permanecieron en uso hacia el siglo III. Estos yelmos, cada vez más elaborados y complejos, fueron eliminados de la panoplia militar romana a pesar de su probada eficacia. Quizás fuera su complejo proceso de manufactura, así como la cada vez más desidiosa maquinaria estatal la que obligó al ejército a dejar de lado tan magnífico yelmo por otros mucho más básicos. El último ejemplar de este tipo del que se tiene noticia es una GALEA de bronce hallada en Nieder-Mörlen, en Alemania, y posiblemente perteneció a algún miembro de la XXX LEGIO VLPIA VICTRIX, creada por Trajano en 105 y que permaneció guardando la frontera del Rin hasta el siglo V. En la ilustración superior podemos ver una reconstrucción del este soberbio ejemplar el cual, como podemos ver, va provisto de una enorme ala trasera para proteger tanto la nuca como los hombros de su usuario.

Los gálicos, son los más conocidos, y están más decorados que los tipos anteriores con “cejas” grabadas en relieve en el acero, protección en el frontal y protección del cuello más grande y con escalones en relieve. Tenían un gancho destinado a fijar la cresta y a veces también una pieza rectangular en la parte superior con el mismo fin.

Los cascos del modelo Itálico eran muy parecidos en su forma a los de la familia Gálica pero con una gran la simplicidad de técnica y de decoración. Carecen de los relieves en forma de ceja de los modelos Gálicos. H. Russell Robinson supone que fueron construídos por herreros itálicos.  Fueron usados desde el final del siglo I hasta principios del siglo III de nuestra era. Varios modelos utilizan un sistema de fijación de la cresta basado en una pieza plana en la cimera del casco, con un orificio en forma de “T” en el cual se debe introducir y luego girar dicha cresta.

Las crestas o penachos, que tanto nos llaman la atención, parece ser que los centuriones se la ponían de través, es decir en el sentido de oreja a oreja, mientras que los legionarios la usaban en sentido de la frente a la nuca. Al menos, eso es lo que aparece en las lápidas de varios centuriones. En los cascos de tipo Imperial Gálico la cresta se puede hacer de madera, con una forma aproximadamente semicircular.

Los últimos legionarios

En la recta final del Imperio, a principios del S. II, a los cascos se les añaden una protección en forma de barras en la cimera de los cascos que protegían de los golpes de guerreros más altos. Esta evolución de los modelos anteriores recibe el nombre de Niedermormter y NiederbieberA partir del S. III, para contrarrestar las pérdidas causadas por las constantes derrotas, se adoptan modelos orientales de fabricación más barata.

ultimos_legionarios_01Por esta serie de motivos, el tipo de yelmo que se fue imponiendo durante el siglo III fue el que vemos a la izquierda, una tipología de spangenhelm. El ejemplar en concreto se encontró en Der el-Medineh y, como vemos, no tiene nada que ver con las añejas Galeae

 

 

Fuentes:

The armour of imperial Rome,  Russell Robinson (1975)

Greece and Rome at war, Connolly, Peter

La presentación de los cascos romanos en el cine, Pérez Maestre, D.M.

Prima Cohorts

Castra in Lusitania