Clodia, la rebeldía hecha mujer!!

catulo-leyendo-sus-poemas-en-casa-de-lesbia-l-alma-tadema-1368273759_b

Catulo leyendo sus poemas en casa de Lesbia – Sir Laurence Alma Tadema

Clodia – forma “plebeya” de su nombre patricio, Claudia Metela –, aunque seguramente escandalizara a las matronas más conservadoras de su tiempo, ha dejado huella en la historia por varias razones, sin embargo las más de las veces éstas no fueron favorables para ella. La primera precisamente fue el haber suscitado el amor del joven poeta, Cayo Valerio Catulo, quien dándole el nombre de Lesbia (1), le dedicó versos hermosísimos alabando su belleza.  Sigue leyendo

Anuncios

La indumentaria de las matronas romanas

El cine y últimamente la televisión nos tienen acostumbrados a mostrar a las romanas, salvo excepciones, algo frívolas en su modo de vestir y de adornarse.  Esto ha llevado a la idea equivocada de que las mujeres romanas iban mostrando sus cuerpos, pero nada más lejos de la realidad. Generalmente iban muy tapadas y, de hecho, en público y por la calle no debían mostrar su cuerpo ni siquiera casi las manos y muy poco de la cabeza.

url

Serie Spartacus

Evidentemente, como cualquier mujer, a las romanas también les gustaba vestir lo mejor posible y, ante todo, mostrar con ello su status social, pero todo ello sin caer en la obscenidad. Buena prueba de que eran coquetas lo tenemos en la reacción a la Lex Oppia, cuya promulagación, en el contexto de la II Guerra Púnica, dio lugar a la prohibición a las mujeres de portar, entre otras cosas, cierta cantidad de joyas. Ante esta restricción las matronas no dudaron en movilizarse y concentrarse en Roma para conseguir que se derogase, como finalmente se hizo. Sigue leyendo

Roma terminó con quien empezó!! Una cuestión de nombres…

No, no me he vuelto loca! Este título se debe a una curiosidad sobre el nombre de los hombres con quienes se inició y terminó la historia de esta gran potencia. Veámoslo!!

La tradición y Tito Livio nos cuenta que Roma fue fundada, junto con su hermano gemelo Remo, por Rómulo en el siglo VIII a.C. ( en el año 753 aC). Rómulo fue el primer rey romano. Todos conocemos las visicitudes de Roma, pasando de la Monarquía a la República y al Imperio. A lo largo de la historia de Roma, muchos fueron los personajes que dirigieron los designios de la ciudad eterna, y así llegamos desde el mito, con el primer Rómulo,  a la caída del Imperio para cerrar el círculo, con otro Rómulo. Así, es.  ya que el último emperador del Imperio Romano de occidente fue Flavio Rómulo Augusto, otro Rómulo. Con este emperador, nacido en Rávena, se da por concluido el Imperio Romano, aunque en realidad el imperio de oriente siguiera vigente algunos siglos más. Sigue leyendo

Juegos de manos… una de romanos!!!

Ilustración para acompañar el reportaje de Elena Soto sobre el estudio de filólogos de la UIB y de la Universidad de Barcelona sobre la gestualidad en la Antigüedad romana.

¡TODOS LOS GESTOS LLEVAN A ROMA!

Todos, en algún momento u otro, nos hemos preguntado el por qué de los gestos. ¿De dónde surgen?, ¿Cuál es su origen?, ¿Cómo han llegado a nosotros?, ¿Por qué cruzamos los dedos deseando que algo salga bien?, etc.

Esto precisamente me sucedió a mi cuando, hace poco, una amiga cumplía años y quería dedicarle algún “regalo” especial: desvelar el origen del  famoso “tirón de orejas”. De ahí que me encontré que las Universidades de Baleares y Barcelona acababan de publicar un estudio, y de ahí la publicación “El por qué de nuestos gestos”, extraído de los textos y de la iconografía de la Antigüedad, habiéndo llegado a conclusiones muy interesantes. Los investigadores han podido documentar gestos que se han conservado a través de los tiempos y nlos han llegado con el mismo significado; otros que desaparecieron; y otros que son usado todavía pero con distinto significado.

https://i0.wp.com/www.chironweb.org/pergamon/wp-content/uploads/El-porque-de-nuestros-gestos.jpg

En el estudio, destacó un pasaje de Las metamorfosis” de Apuleyo, en la que el autor describe con todo tipo de detalles el gesto para comunicar aprobación. Se trata del mismo gesto que todavía hoy persiste entre nosotros y que consiste en mover la cabeza en sentido vertical, alternativamente hacia arriba y hacia abajo. Sin embargo, el gesto de negación no se parece en nada al utilizado (movimiento de la cabeza hacía ambos lados) sino que se realizaba echando la cabeza hacía atrás, gesto que todavía persiste en el Sur de Italia, en Sicilia y Malta, Grecia y Turquía.

Los romanos, pues, copiaron esto gestos de los griegos, así como de los Galos el de burlarse de alguien “sacando la lengua”.

Veamos algunos de los resultados de este estudio:

 LOS DEDOS Y LAS MANOS

  • BURLA CON AFRENTA. ¿Quién no conoce o ha utilizado el signo “despectivo” levantando el dedo corazón a modo de miembro viril erecto con el puño cerrado? Este gesto, el digitum impudicum, ya aparece en un texto de Marcial: “Ríete mucho, Sextilo, de quien te ha llamado afeminado y levanta el dedo de en medio”; y en un poema priapeo¿Tu también te ríes de mi, ladrón, y me muestras el dedo impúdico cuando te amenazo?”. El gesto de tocar la barba a otro, en desuso, se usaba también como una actitud de falta de respeto, burla o afrenta.
  •  PROTECCIÓN CONTRA EL MAL DE OJO.  Entre ellos se encuentra la higa o figa –cerrar el puño con el dedo pulgar entre el índice y el corazón– o la variante de cruzar los dedos corazón e índice;  y los cuernos –levantar los dedos meñique e índice con el puño cerrado–. Hoy en día se mantienen todos ellos, pero en la mayor parte de los casos han perdido su significado mágico y tienen un sentido de insulto, afrenta o se emplean como gestos obscenos.
  • CHASQUEAR LOS DEDOS. Con este gesto se llama la atención de alguien con intención de enviarle una orden.

  • GESTO PARA IMPONER SILENCIO. Acercando el dedo índice a los labios, lo describe Apuleyo: “Pero él, llevándose el índice a los labios, atónito por el miedo, dijo: Calla, calla”.
  • ENTRELAZAR LOS DEDOS Y CRUZAR LAS PIERNAS. Este gesto “maléfico, asociado al “impedimento”, aparece en un pasaje de Las Metamórfosis de Ovidio «Y cuando oyó mis gemidos, se sentó ante la puerta y, oprimiendo la rodilla izquierda con su rodilla derecha y con los dedos unidos entre sí como un peine, detuvo el parto».  En la actualidad, las normas de etiqueta desaconsejan adoptar el gesto de cruzar las piernas en determinados actos y también se considera una postura inapropiada en recintos religiosos.

LOS LABIOS. La investigación ha confirmado que los romanos eran muy besucones. Besaban mucho y de muchas formas y eh aquí algunas de los gestos que nos han llegado:

  • LANZAR UN BESO CON LA MANO. El gesto ha llegado hasta nosotros modificado, inicialmente tenía una connotación religiosa, la “adoratio” consistía en juntar los dedos índice y el pulgar, llevarlos a los labios, besarlos y lanzar el beso a las estatuas de los dioses. Hoy día, se utlizan todos los dedos y se utiliza para indicar que algo, persona o cosa, nos gusta mucho.

LOS OJOS.

  • MIRAR DE SOSLAYO. «Aquí nadie merma nuestras alegrías con miradas oblicuas» escribe el poeta latino Horacio (65 a. C.) para referirse a esa forma especial de mirar que suele expresar envidia, odio o desconfianza. Pero que, dependiendo del contexto, encierra muchos más significados, como el de señalar a alguien con disimulo o incluso interesarse por otro con un fin seductor, y que han llegado hasta nuestros días conservando prácticamente el mismo sentido que tenían hace 2.000 años.

 LAS OREJAS

Además de los dedos, las orejas son parte importante de muchos gestos, así que vamos a recordar lo que nos trajo aquí:

  • TIRAR DE LAS OREJAS. Los romanos pensaban que la memoria residía en la memoria, así parece en palabras de Plinio: “Est in aure ima memoraiae locus”. De ahí que haya llegado hasta nosotros y en los cumpleaños se da un tirón de orejas, para recordarnos el paso inexorable del tiempo o para que no vayamos perdiendo la memoria a medida que pasan los años

Sin embargo, este signo era utilizado en Roma en un contexto diferente, era la parte de un ritual utilizado en la citación de testigos a juicios: la antestatio. Así, tirando del lóbulo se le recordaba que había prometido atestiguar. El ritual era el siguiente: se le tiraba de la oreja al que había de atestiguar y se le decía “recuerda que tú serás mi testigo en esta causa”. Horacio en sus “Sátiras” así lo cuenta: «Quieres servirme de testigo. Le presentó la oreja. Y arrastra al otro al juicio».

Este mismo emblema se presenta en la antigüedad con otros significados.  Así pues, manus ab extrema aure pendere, es decir, colgar la mano del lóbulo de la oreja, significaba, si quien lo hacía era una mujer y si la oreja era del amante, que éste podía darse por enterado de que su pareja tenía una queja. Era la manera de decirle al amante: ¡Menuda me la has hecho!

 Pero no olvidemos que el gesto de “tirar de las orejas” también hace referencia a la acción por la que se insta a corregir una infracción”  tal como lo describe Séneca “Déjame hablar y me tiraré de la oreja”.

  • Otros gestos con las orejas, sin embargo, no han modificado su significado con el paso de los años, como el de TAPARSE LAS OREJAS cuando no se quiere oír lo que se está diciendo o, para expresar burla, el gesto de IMITAR LAS OREJAS DE ASNO apoyando el pulgar en la cabeza y moviendo los dedos con las palmas abiertas.

me gustaUna anécdota: El cine nos ha hecho creer como ciertas muchas de las cosas que nos ha mostrado, y qué no hay tan “tópico” el gesto de aprobación y desaprobación que suponían la vida o la muerte del gladiador vencido. Pues bien, a la luz de los textos no puede concluirse que el gesto de dirigir el pulgar hacia el suelo fuera la orden para matar al vencido. En realidad, se puede interpretar con el significado contrario: el de lanzar las espadas en señal de perdón. El gesto para expresar perdón podría haber consistido también en colocar el pulgar entre todos los otros dedos, con la mano cerrada. La orden de matar, en cambio, se expresa con un gesto, uertere pollicem , que se ha interpretado de diversas maneras: se puede tratar de dirigir el pulgar al pecho o bien de girarlo hacia el suelo.

Lo que no podían imaginar es como ese signo sería tan visible hoy en día como signo del “me gusta” de Facebook!!!!

Por último, tan solo hacerme eco de un desmentido que nos nos llega desde @Historias de la Historia en donde se desvela que la palabra “testificar”, al contrario de los que se creía, no tendría nada que ver con que los romanos se tocaran los “testiculos” cuando declaraban. Os dejo el enlace con la entrada En Roma ni se juraba ni se testificaba.

Fuentes:

El por qué de nuetros gestos, La Roma de ayer en la gestualiad de hoy.  M. Antònia Fornés Pallicer,  Mercè Puig Rodríguez-Escalona

– El Mundo 

– “Todos los gestos llevan a Roma” Elena Soto

¿TRUCO O TRATO?

Hoy es la noche de Halloween… Noche de Brujas o Noche de Difuntos. Hoy, las casas y calles de medio mundo se llenan de disfraces, miedos, risas… y de Truco y Trato!

En España y los paises látinos como Chile, Méxio, Perú…, al día 01 de noviembre, se le conoce como El Día de Todos los Santos en el que se rinde culto a los muertos. Precisamente de ahí su origen, ya que Halloween proviene de All Hallows’ Eve (Víspera de Todos los Santos).

Una de las costumbres más arraigadas en la noche de Halloween, entre los niños y no tan niños, es disfrazarse, cuanto más terrorífica y esperpénticamente mejor, y recorrer las calles al asalto de las casas vecinas lanzando el famoso grito ¡truco o trato! (trick or treat). La tradición exige que el vecino ceda a este “terrible chantaje”, regalando a los niños todo tipo de dulces y golosinas haciendo, por tanto, “trato”. De no ser así, se expone a sus travesuras.

La fiesta llega a Estados Unidos y se populariza con la llegada de los irlandeses en 1840, aunque la difusión de la fiesta de Halloween arranca en Minnesota, con la celebración del primer desfile en 1921.  Hoy día es un icono mundial gracias a la influencia de la cultura norteamericana y su aparición en la mayoría de series de televisión y dibujos animados, la publicidad y las películas: ¿quien no recuerda la imágen de la película ET cuando a éste lo disfrazan de fantasma?

Escena de la Película ET

PERO HAGAMOS UN POCO DE HISTORIA

En el siglo V aC, en la Irlanda de los Celtas, el 31 de octubre se celebraba el festival de Samhain “fin del verano” que era considerado su “año nuevo”. Los Cletas creían que con la llegada de la estación oscura, la línea que une a este mundo con el Otro se estrechaba y  los espíritus, al caer la noche, regresaban y rondaban por toda la tierra. Para apaciguarlos, se encendian enormes hogueras. Para protegerse de ellos, la gente solía disfrazarse con vestimentas hechas con pieles de animales y así poder confundirlos.

Con la llegada de Roma, el cristianismo trató de acabar las celebraciones paganas y hubo de adaptarlas, por lo que se cambió la fecha de Todos los Santos de mayo a noviembre y el nombre de Samhain por All Hallow Eve, adoración de todos los mártires.

¿TRUCO O TRATO?

La leyenda cuenta que, entre los espíritus, había uno terriblemente malévolo llamado Jack O’Lantern quien, obligado a vagar entre cielo e infierno paseaba con una linterna de nabo hueco y carbón ardiendo,deambulaba por pueblos y aldeas, yendo de casa en casa pidiendo precisamente “truco o trato”. Lo mejor era hacer “trato”, sin importar el coste que éste tuviera, pues de no pactar, éste usaría sus poderes para hacer “truco”, es decir, para maldecir la casa y sus habitantes.

Jack_O_Lantern

Como protección surgió la idea de crear en los nabos formas horrendas, que pasarían a ser calabazas (que acabarían recibiendo el nombre del espíritu), más fáciles de vaciar.

¿POR QUÉ SE ENTREGAN DULCES?

Durante las celebraciones de “Todos los Santos”  la gente pobre visitaba las casas de las familias más acomodadas para recibir pasteles denominados ‘tortas del alma’. Como pago, los que recibían los alimentos prometían rezar por las almas de sus parientes muertos.

En Escocia e Irlanda, los jóvenes pedían regalos, pero en vez de rezar cantaban una canción, recitaban un poema, contaban un chiste o hacían una suerte de truco antes de sellar el trato y recibir la ofrenda, que normalmente consistía en frutas, nueces o monedas.

En la Edad Media, los aldeanos empezaron a vestirse como fantasmas, demonios y otras criaturas, y a realizar travesuras a cambio de comida y bebida.

Sin embargo, otras teorías relacionan al popular ‘truco o trato’ con la costumbre británica de que los niños llevaran máscaras rogando por algunos peniques durante la noche de Guy Fawkes, celebración que conmemoraba la frustrada Conspiración de la Pólvora con la que en1605 se intentó matar al rey Jacobo I. Algunos colonos la llevaron a Estados Unidos.

Y otras curiosidades…

También se cuenta que, durante Samhaim, en algunas partes del sur de Irlanda se llevaba a cabo la procesión de Láir Bhán (yegua blanca). Esta consistía en que alguien, cubierto con una sábana blanca, arrastraba un esqueleto de caballo decorado, el cual representaba al Láir Bhán. Detrás de él se apostaba un grupo de jóvenes armados con cuernos de vaca, con los cuales resoplaban delante de cada una de las casas por las que pasaban. En cada una de ellas recitaban versos y sus habitantes debían darles una donación de comida u otros regalos. Según la creencia, cuanto más grande era la ofrenda, más grandes serían las bendiciones que le otorgaría Muck Olla (un antiguo Dios celta)

Al parecer, también se dice que la gente en Europa usaba máscaras para espantar los espíritus que provocaban las sequías y otros desastres.

También se dice, sobre el origen de la calabaza, que se utilizaban como linternas para iluminar el camino a casa de los familiares y vecinos de los espíritus.

Las velas en la noche de Halloween son muy importantes pues se piensa que para que los espíritus no perturben tu sueño y evitar las pesadillas es necesario poner una vela en la ventana de la casa por cada familiar difunto.

La verdad que cualquiera de las versiones es a la que menos terrorífica y con un poquito de imaginación podremos trasladarnos a esos días de magia y misterio.

Entonces…¿Truco o Trato?

Fuentes: El Intransigente.com , History Chanel, Arquehistoria